¿Qué es un adware?

Si notaste cambios extraños en tu navegador, es posible que hayas instalado un adware. Quizá descargaste un archivo de alguna web extraña o entraste a una página para ver películas gratis. Sin embargo, lo que no sabías es que allí estaba este malware escondido.

Este tipo de malware es de los más tediosos. Y, aunque generalmente no se le considera peligroso, es mejor tomar las medidas de protección adecuadas. Por ello, en el presente artículo te explicaremos qué es el adware y cómo evitar que infecte tu dispositivo.

Definición de adware

Para entender qué es adware, primero debes saber el significado de ads. Esta palabra es la abreviatura de “advertising”, que significa “anuncio” en español. La misma se utiliza para referirse a cualquier aviso publicitario que encontramos en internet.

Su nombre es una combinación de la palabra inglesa advertising y de software. Así, un adware se define como un tipo de malware cuya función es mostrarle anuncios indeseados al usuario. En general, este no suele ser considerado peligroso, solamente molesto. Sin embargo, algunas variaciones sí pueden poner en riesgo nuestra información y dispositivos.

El propósito del adware es inundar la pantalla del usuario con la mayor cantidad posible de anuncios. También puede guiar a la persona a sitios web diferentes a los que busca. Así, le genera ingresos por publicidad al programador.

¿Es un virus el adware?

Es muy frecuente que se confunda al adware con un virus. Sin embargo, ambos operan de manera diferente. El virus es un programa malicioso que disminuye el rendimiento de un dispositivo. Además, se auto replica secuestrando aplicaciones para reenviarse a otros usuarios.

Por su parte, el adware no se envía por sí mismo a otros dispositivos. Solamente puede entrar si el usuario se lo permite sin darse cuenta.

Un poco de historia sobre los adwares

La historia del adware comenzó alrededor del año 1995. En aquella fecha los expertos en seguridad detectaron el primer software publicitario indeseado. Pero, en una primera instancia, no se le reconoció como tal.

Inicialmente, se consideró que el adware pertenecía a una clase de malware más peligrosa e invasiva, los spywares. Luego, ambos programas fueron diferenciados, ya que el ad ware es menos dañino.

Hace años los adwares no eran considerados ilegales. Esto era debido a que muchos negocios legales los incluían en sus servicios. Sobre todo, cuando se trataba de ofrecer pruebas en forma de freeware o shareware. Sin embargo, no había ningún ente regulador para los ad wares. Por esa razón comenzó a reproducirse de manera masiva a nivel mundial.

Debido al apogeo de los adwares, algunos usuarios comenzaron a utilizarlos de forma ilícita. Así, en lugar de solo mostrar publicidad molesta, empezaron a espiar y registrar la navegación de las víctimas. La actividad tuvo su mayor auge entre el año 2005 y el 2008.

Luego del 2008, las autoridades gubernamentales decidieron tomar medidas al respecto. Por ello, se impusieron multas a cualquier persona que propagara adwares maliciosos.

Adicionalmente, comenzaron a surgir múltiples softwares de seguridad cibernética. El uso de antivirus, adware cleaners, fiwewalls, VPNs y bloqueadores de anuncios se hizo muy común. Esto ayudó disminuir la proliferación de este programa indeseado.

Sin embargo, hoy en día, los adwares no están cerca de erradicarse. Cada cierto tiempo experimentan un repunte de actividad. Tanto es así que son una de las amenazas informáticas más detectadas por las empresas de seguridad cibernética.

¿Cómo funciona el adware?

Para empezar, el adware debe instalarse en tu dispositivo. Existen muchos métodos mediante los cuales eso puede ocurrir. Estas son las formas más comunes:

  • El adware puede venir incluido en el freeware o shareware de algún proveedor de servicios. En este caso, la instalación del programa es técnicamente legal dado que suele haber un aviso en el contrato.
  • Es posible que el adware esté incluido en los freewares obtenidos en sitios web dudosos. Algunos ofrecen de forma gratis el software por el que un proveedor fiable cobra.
  • El adware se puede descargar automáticamente al seleccionar un aviso emergente en algún sitio web dudoso. Dichos enlaces publicitarios pueden conducir a la víctima a páginas peligrosas.
  • La descarga de archivos mediante torrent o redes P2P también pueden ser una fuente de adware.

Una vez que el adware se ha instalado en el dispositivo, comienza a actuar. Su presencia no pasará inadvertida dado que las señales son bastante evidentes. Algunas de ellas son las siguientes:

  • El ordenador funciona más lento de lo normal debido a las acciones ejecutadas por el adware.
  • Se muestran muchas ventanas emergentes en el móvil o en el ordenador.
  • Al intentar acceder a un sitio web, te redirige a una página totalmente diferente.
  • El navegador tiene barras de herramientas y extensiones que no instalaste.

¿A quiénes puede afectar un adware?

Los primeros afectados por el adware son aquellos usuarios que no tienen mucha experiencia en internet. Es muy sencillo que una persona inexperta se asuste si un anuncio le dice que el equipo está en riesgo. O, un niño podría ver un aviso de que ha ganado un premio y hacer clic sobre él. En ambos casos, podrían infectar el dispositivo con malware.

Incluso las personas más experimentadas podrían infectarse con adware. Sobre todo, porque este malware está presente en muchas páginas de descargas gratuitas. Los sitios webs de descarga de torrents también pueden ser peligrosos.

Finalmente, las grandes redes empresariales también pueden infectarse con adware. Sin embargo, este caso es menos común dado que las empresas suelen invertir dinero en ciberseguridad.

Tipos de adware que existen

Existen muchos tipos de este malware que se diferencian en la forma en que actúan y cómo se propagan. Pero, los ejemplos de adwares más comunes son los siguientes:

DeskAd

Este adware muestra una gran cantidad de anuncios emergentes dentro del navegador. Además, dificultará el acceso a cualquier sitio web debido a que suele redirigir el tráfico de datos a otras páginas.

Sin embargo, lo que realmente diferencia a DeskAd de otros adwares es el tiempo que tarda en operar. Al principio no ocasiona cambios muy evidentes en el navegador u ordenador. Pero, las señales comienzan a aparecer de forma gradual hasta que ya se ha apoderado del dispositivo.

Gator

En su momento, Gator fue uno de los programas maliciosos más molestos y peligrosos. Este, a diferencia de otros adwares, no requería que los usuarios utilizaran el navegador. En su lugar, mostraba anuncios en cualquier parte del ordenador, incluso en el escritorio.

También era reconocido por almacenar los historiales de búsqueda de las personas. Así ofrecía anuncios personalizados según el contenido que consumieran en internet. Eso implica que vendía la información de los usuarios a empresas comerciales de terceros. Además, se sabe que el adware incluso llegó a registrar números de tarjetas de crédito.

Appearch

Appearch cumple perfectamente el propósito de un adware. Una vez que este se ha instalado, inunda la interfaz del usuario con mucha publicidad. La cantidad de anuncios es tal que cubre toda la pantalla y hace que la navegación sea casi imposible.

Incluso si logras cerrar todos los anuncios que te mostrará el adware, no podrás navegar. Esto se debe a que cuando intentes acceder a un sitio web, Appearch te redirigirá a su propia página. En otras ocasiones te pedirá que actives sus notificaciones. Si lo haces, los avisos publicitarios comenzarán a aparecer dentro y fuera del navegador.

Por lo general, este adware se encuentra incluido discretamente dentro de archivos de freeware y shareware. Se pueden descargar en sitios web ilícitos de descarga de software y otros contenidos.

¿Cómo eliminar el adware de mi equipo?

Debido a que existen muchas variaciones de ad ware, no hay una forma definitiva para removerlo. En ocasiones, el antivirus realizará esta tarea, otras veces necesitarás un adware cleaner. Sin embargo, es posible hacer la eliminación por cuenta propia y acá te contaremos cómo hacerlo.

En una PC

El procedimiento para eliminar un adware de tu computador de escritorio puede variar según su sistema operativo. Sin embargo, los pasos son muy similares. Simplemente, deberás seguir las siguientes indicaciones:

  1. Si tu equipo se encuentra conectado a un cable de internet, desconéctatelo. En caso de que utilice Wi Fi, inactiva la conexión.
  2. Apaga tu ordenador e inícialo en el modo seguro.
  3. Ejecuta un análisis de amenazas con el antivirus que tengas instalado.
  4. El antivirus te solicitará permiso para remover el adware detectado, concédelo.
  5. Desinstala los navegadores afectados por el adware y vuelve a instalarlos.
  6. Reinicia tu ordenador de forma normal.
  7. Para finalizar la revisión, restablece la conexión de tu ordenador a internet. Si no te aparecen anuncios y el navegador funciona de forma normal, habrás eliminado el adware.

En general, es procedimiento descrito anteriormente es bastante efectivo. Sin embargo, en ocasiones, el malware deja implantados archivos infectados en el ordenador. Esto causará que el software se reinstale nuevamente. En ese caso lo más recomendable es utilizar un adware cleaner que elimine la amenaza.

En el móvil

Las tiendas de aplicaciones móviles están llenas shareware. Estos programas pueden incluir adware para incentivar a los clientes a que instalen la versión Premium. Así, se puede considerar normal que hayas pensado “me salta publicidad en Android” luego de instalar una app. Por ello, a continuación, te explicaremos cómo eliminar anuncios del móvil:

  1. Apaga los datos móviles de tu dispositivo y la conexión Wi-Fi.
  2. Ejecuta un análisis inteligente de tu móvil utilizando un antivirus para detectar el adware.
  3. Cuando hayan sido detectados, elimina los archivos correspondientes al adware.
  4. Desinstala y vuelve a instalar las aplicaciones afectadas por el adware.
  5. Reinicia el dispositivo.
  6. Cuando el teléfono se haya terminado de reiniciar, restablece la conexión a internet. Si no te aparecen anuncios al utilizarlo, habrás eliminado el adware.

Eliminar estos programas maliciosos de los dispositivos móviles puede ser muy complicado. Incluso un adware cleaner podría no detectar los elementos infectados. En este caso, lo más recomendable es realizar una copia de seguridad del teléfono. Luego, realizará un reinicio de fábrica. Así, se eliminará el malware del equipo junto con todo lo que contenía.

¿Cómo prevenir los adwares?

Eliminar adwares

Como puedes ver, no siempre es sencillo eliminar un adware. Por ello, la mejor manera de protegerse de esta amenaza es evitar que se descargue. Acá te indicaremos algunos consejos que te serán de utilidad.

Instala un antivirus

Los antivirus son aplicaciones que detectan y eliminan los programas que amenazan tu dispositivo. Estos te alertarán y detendrán cualquier descarga que se haya iniciado sin tu consentimiento. También, analizarán los archivos en busca de amenazas ocultas. Así, el adware ni siquiera podrá acceder a tu ordenador o móvil.

Existen algunos proveedores de VPN que también han desarrollado su propio antivirus. Esto les permite ofrecerte paquetes de promoción al contratar un servicio o el otro. De esa forma, tendrás doble protección contra adwares al menor precio posible.

Conéctate a una VPN

La función principal de una VPN es conducir tu tráfico de datos a través de un túnel cifrado. De esa forma, ningún atacante podrá espiar tu actividad en línea.

Sin embargo, lo más importante de una VPN es que algunas incluyen un bloqueador de anuncios. Esta función evitará que selecciones algún aviso emergente que introduzca adware en tu dispositivo.

Además, muchos proveedores de VPN tienen una extensa base de datos de sitios web maliciosos. Así, esta aplicación te alertará cuando accedas a una página que infecte los dispositivos con adware.

Usa un bloqueador de anuncios

Muchas veces los anuncios no solo son molestos, también llegan a ser peligrosos. Estos pueden redirigirte a sitios web que descargarán adware en tu dispositivo. Por ello, lo mejor es utilizar un adblocker que evitará que te aparezcan. El programa puedes conseguirlo de manera independiente. Sin embargo, algunas VPNs y antivirus ya traen el producto incluido.

Ignora advertencias y anuncios sospechosos

Por lo general, los anuncios maliciosos tienen el aspecto de una excelente oferta. Estos se promocionan ofreciéndote ganar vehículos, viajes o premios en efectivo. Por ello, cuando veas un aviso publicitario que es demasiado bueno para ser verdad deberás ignorarlo. De lo contrario, podrías terminar descargando adware en tu dispositivo.

Otras veces, los anuncios maliciosos son más discretos y se muestran como advertencias. Te indican que tu dispositivo está en peligro y te ofrecen descargar un antivirus para solucionarlo. En estos casos no deberás entrar en pánico. Solo ignora el anuncio, así evitarás instalar un adware y comprometer la integridad de tu equipo.

Evita las páginas sospechosas

Muchos usuarios buscan hacer la prueba gratuita de ciertas aplicaciones. En estos casos lo mejor es descargar el shareware o freeware en el sitio web oficial del proveedor. De lo contrario, si usas páginas sin las licencias necesarias, descargarás archivos infectados con adware.

Aunque cuentes con software de seguridad como una VPN o antivirus, es conveniente que evites las páginas de descargas gratuitas. Los sitios web ilegales de streaming y la compartición de archivos en redes P2P también pueden infectarte con adware.

En resumen

El adware es un tipo de amenaza cibernética que llena la pantalla del usuario con muchos anuncios. El propósito es generarle ingresos por publicidad al atacante. Más allá de eso no suele realizar acciones que sean muy dañinas. Por esto, no se le considera peligroso, solamente molesto.

La vía de propagación más común de los adwares son los archivos que se pueden obtener mediante páginas ilícitas. También, se puede descargar automáticamente al acceder a un anuncio publicitario dudoso. Finalmente, otro medio de infección son las redes P2P y las descargas de torrents.

Es fácil advertir cuando la presencia de un adware en tu dispositivo. Verás anuncios con mucha regularidad, incluso fuera del navegador. También, notarás que este funciona muy lento y que tiene funciones que no reconoces. Además, al intentar entrar a sitios web serás redirigido a otros completamente diferentes.

Si tu dispositivo ha sido infectado, deberás ejecutar un análisis del sistema y eliminar el archivo dañino. Pero, la mejor medida de protección será evitar la descarga del programa. Lo ideal para ello es que cuentes con software de seguridad como VPNs, antivirus, firewalls y adblockers. Así, navegarás de forma segura sin preocuparte por el adware u otros tipos de malware.

Mejores VPNs para protegerte de los adwares y las amenazas en la web

1

expressvpn logo

Disponible para Torrent

Accede a Netflix EE.UU.

Navegación anónima

SOLO6.93€/mes
Ahorra un 49%

2

NordVPN logo

Interfaz fácil de usar

Encriptación avanzada

Sin filtración de datos

SOLO4.99€/mes
Ahorra un 68%

3

Surfshark logo

Instalación y uso simple

Rápidas velocidades

Cantidad ilimitada de dispositivos

SOLO2.21€/mes
Ahorra un 83%

4

CyberGhost logo

Garantía de 45 días

+7000 servidores

Servicio seguro y privado

SOLO2.11€/mes
Ahorra un 84%

5

purevpn logo

Tarifa económica

Tunelización dividida

Desbloqueo de streamings

SOLO1.99€/mes
Ahorra un 82%

Share

Redactor De VPNcapture.Com, Experto En Ciberseguridad

Ricardo Tamayo es un entusiasta de la ciberseguridad y un aficionado al streaming, al que le gusta estar al día con las últimas novedades tecnológicas. Se especializa en generar contenido para VPNcapture.com sobre tecnologías emergentes, seguridad y privacidad digital. Así como revisar regularmente los servicios de VPN, tanto los nuevos como los ya establecidos. Proporcionándole a nuestros usuarios una guía actualizada y completa para acceder a la web sin bloqueos geográficos.