¿Qué es el protocolo HTTPS y cuál es su función en la web?

Si has visto la barra de direcciones al visitar sitio web, seguro te has preguntado ¿qué es https? Esto suele ser lo primero que podemos leer en la dirección URL de cualquier página. Por eso, no es extraño que llame tu atención.

Inicialmente, HTTPS, en las direcciones URL, se presenta como una señal de seguridad. Sin embargo, el trasfondo de lo que implica para toda la extensión de la red es mucho más grande. Por ello, aquí te explicaremos qué es un protocolo HTTPS y sus beneficios.

¿Qué es el protocolo HTTPS?

Cuando se trata de qué significa HTTPS, en inglés, las siglas representan HiperText Transfer Protocol Secure. En español se puede traducir como Protocolo de Transferencia de Hipertexto.

La función de HTTPS es permitir la comunicación entre los dispositivos conectados por una red. Para ello, recurre a la transferencia de archivos, principalmente en formato HTML. Este sigue un esquema en el que un cliente debe hacer una petición mediante un mensaje. Posteriormente, un servidor aceptará o negará la solicitud.

¿Cómo funciona HTTPS?

El funcionamiento del protocolo HTTPS está basado en la criptografía asimétrica, la cual también es la base de SSL. Esta técnica de encriptación opera de la siguiente manera:

  • El cliente o navegador le hace una petición al servidor de un sitio web. A su vez, le solicitará que se identifique.
  • El servidor le enviará una copia de su certificado SSL al cliente.
  • El cliente recibe el certificado y verifica la firma digital de su fuente. Si la validación es correcta, se envía una señal al servidor.
  • El servidor le enviará al cliente la clave pública que utilizarán para cifrar los mensajes.
  • A partir de ese momento, cada uno cifrará los mensajes que envíe utilizando la misma clave pública.
  • Al momento de recibir el mensaje, cada uno utilizará su propia clave privada para descifrarlo.

Para trabajar a nivel de aplicación, el protocolo debe ejecutarse en conjunto con TCP. Este se encargará de transportar las peticiones hechas por el cliente al servidor. Así, será necesario especificar el puerto de entrada que se utilizará. En ese caso se usará el HTTPS Port, cuyo número es el 443.

¿Para qué sirve HTTPS y por qué es tan importante?

A lo largo de su existencia este protocolo se ha consolidado como uno de los más importantes de internet. Además, con la llegada del comercio electrónico y el trabajo remoto ha alcanzado una mayor relevancia. Esto se debe a que desempeña funciones fundamentales como las siguientes:

  • Permite que las transferencias de archivos entre dispositivos se realicen de forma segura. En esto se basa la comunicación vía internet.
  • Crea un túnel cifrado para que ningún atacante pueda leer o modificar la información enviada o recibida.
  • Representa un método para navegar de forma segura sin tener que descargar ningún software.
  • Para utilizar el protocolo primero es necesario que el propietario pase por un proceso de verificación. Así, el certificado te indicará que estás en un sitio web auténtico.
  • Este protocolo ayuda a mejorar el posicionamiento de tu sitio web entre los resultados de los buscadores.

Los inicios del protocolo HTTPS

El protocol HTTP hizo su primera aparición entre 1989 y 1991, de la mano del científico del CERN, Tim Berners-Lee. En un principio, el protocolo estaba diseñado para permitir el intercambio de información dentro de un laboratorio. El mismo se podía considerar como un ambiente controlado y seguro. Por ello, los aspectos de seguridad informática no tenían tanta importancia.

En su primera versión, era un protocolo extremadamente sencillo constituido por una única línea de código. La misma solo requería hacer la petición e indicar el dominio del sitio web al que se deseaba acceder. Ni siquiera era necesario especificar el puerto con el que se establecería la conexión. A su vez, la respuesta del receptor también era muy sencilla.

El problema de esta primera versión era que solo permitía la transmisión de documentos en formato HTML. Es decir que las páginas basadas en HTTP contenían texto plano sin imágenes u otro tipo de archivos.

Para suplir las carencias anteriores, se lanzó una segunda versión del protocolo entre los años 1991 y 1995. En esta se incluyó el uso de cabeceras, con las cuales se podían transmitir archivos en muchos formatos.  Además, se incluía un código de estado que informaba si la petición realizada al servidor era aceptada o rechazada.

Formalmente, el protocolo HTTPS tuvo sus inicios alrededor del 1994. Durante ese año, la compañía Netscape creó la primera versión de SSL. Principalmente, añadía una capa adicional de seguridad sobre la transmisión de datos. Para ello, creaba un túnel cifrado de extremo a extremo entre el cliente y el servidor.

A partir de esa fecha, se han realizado actualizaciones importantes sobre los tipos de protocolo HTTPS y SSL. Sin embargo, la esencia sigue siendo la misma.

Ventajas del protocolo HTTPS

Desde su invención hasta la actualidad, el protocolo HTTPS ha sido el responsable de la transmisión segura de datos. Ha perdurado en el tiempo debido a los beneficios que aporta al navegar en internet. Por ello, acá te mencionaremos algunas de sus ventajas.

Privacidad

La transmisión de archivos utilizando el protocolo HTTPS se lleva a cabo a través de un túnel cifrado. Así, tendrás mayor privacidad al navegar por internet y los datos que compartas en un sitio web estarán protegidos. Esto implica que ningún atacante o proveedor de internet podrá tener acceso a tu información de navegación.

Utilizar el protocolo HTTPS es un requisito en los sitios web que recopilan información de sus clientes. Solo así se evitará que se filtren datos importantes de carácter personal o bancario.

Protección contra ataques

Un sitio web que recopile información representará un objetivo de interés para un atacante. Sobre todo, si existe la posibilidad de obtener datos bancarios que luego podrá utilizar para su beneficio. Los ataques suelen estar dirigidos a las plataformas de pequeñas y medianas empresas. Principalmente, porque cuentan con un sistema de seguridad menos sólido.

Es por esta razón que es importante que el sitio web de una empresa esté protegido. Los protocolos son los que pueden garantizar el resguardo de la información de los clientes. De lo contrario, la filtración de datos podría acarrear serias consecuencias legales. Además, la reputación de la organización quedaría destruida, aunque no sean los autores del ataque.

Credibilidad y confianza

Un sitio web puede utilizar el protocolo HTTPS cuando ha adquirido un certificado SSL. Una vez que lo obtiene, la página es considerada auténtica. De esa forma, inspira confianza en los usuarios y los clientes se animarán a compartir su información y datos de pago.

Si te preguntas cómo saber si una página es segura solo deberás asegurarte de que tiene un certificado SSL. Existen muchas señales para comprobarlo cuando accedes a un sitio web. Pero el principal indicador es el candado cerrado de color verde que se ubica al lado de la barra de direcciones.

Desventajas del protocolo HTTPS

HTTPS es muy útil y aporta ventajas muy importantes al navegar en internet. Su uso puede traer algunos problemas, pero vale la pena sopesar si los inconvenientes son realmente un impedimento. Por ello, a continuación, te mencionaremos las desventajas de este protocolo.

Afecta el rendimiento

Acceder a páginas http:// es más sencillo que hacerlo a las que cuentan con https. Con HTTP el navegador del cliente solo debe hacer la petición al servidor que aloja a la plataforma. Si la solicitud es aprobada, se establece la comunicación y empieza la transferencia de datos. Si embargo, el sitio web no puede proporcionar una conexión segura.

Por su parte, iniciar la comunicación con las páginas HTTPS conlleva un procedimiento más complejo. Primero, el navegador debe verificar una copia del certificado SSL que le enviará el sitio web. Luego, el servidor le indicará al ordenador la clave pública que usarán para cifrar la información transmitida. Finalmente, se establece la conexión y ambos entes pueden comunicarse.

Cada mensaje que se envíe a través del puerto HTTPS será cifrado utilizando la clave pública. Luego, el receptor deberá descifrar la información recibida con su llave privada. Para todos estos procesos, el ordenador debe hacer una seria de cálculos matemáticos complejos. Por supuesto, esto conlleva un cierto tiempo y las páginas de este tipo tardan un poco más en responder.

Adicionalmente, utilizar un puerto HTTPS no permite que se almacenen datos en caché. Esto tiene algunas implicaciones. Los atacantes no podrán intentar vulnerar los registros almacenados, pero el rendimiento se verá afectado. Como no queda información residual de la sesión anterior, los sitios web cargarán mucho más lento.

Dificultades para migrar

Esto no será un inconveniente si comenzaste tu sitio web utilizando el puerto 443. Principalmente, porque no tienes que realizar un cambio en las URLs de tu plataforma. La misma proporcionará una conexión segura desde un principio.

Sin embargo, si deseas hacer la migración de un protocolo a otro, deberás tener mucho cuidado. Durante el proceso, todas las direcciones de los dominios y subdominios del sitio web serán cambiadas. Esto implica que las URLs comenzarán con https:// en lugar de http://. En caso de que no se hagan las redirecciones correctas, los usuarios encontrarán un mensaje de error al intentar acceder.

Precios de los certificados

Los certificados HTTPS/SSL deben obtenerse a través de una agencia autorizada. Dependiendo del tipo de validación que requieras, pueden costar desde cientos hasta miles de euros. Es un gasto que debe hacerse periódicamente si deseas mantener la validez de la verificación.

Para una pequeña o mediana empresa, adquirir certificados HTTPS/SSL de una autoridad renombrada puede ser complicado. El precio podría ser alto y salirse de su presupuesto. Sin embargo, existen agencias certificadoras que te ofrecen realizar la validación de forma gratuita. Un ejemplo de esto es la compañía Let’s Encrypt.

¿Cuál es la diferencia entre HTTPS y HTTP?

La realidad es que, a nivel informático, no existe una gran diferencia entre HTTP y HTTPS. Las siglas del primero se pueden interpretar en español como Protocolo de Transferencia de Hipertexto. En el segundo caso, el significado es el mismo, pero se añade la palabra “Secure” al final (Seguro en inglés).

Ambos protocolos son los encargados de permitir la comunicación entre un cliente y un servidor. Estos permiten la transferencia de archivos en texto plano o de otra clase. Sin embargo, si se compara HTTP vs HTTPS, el último proporciona mayor seguridad ya que se combina con SSL.

Otra diferencia entre HTTPS y HTTP son los puertos que utilizan. El primero usa el 443 Port que es mucho más seguro debido a la implementación del protocolo SSL. El segundo funciona a través del 80.

Diferencias entre HTTPS, SSL y TLS

Las siglas SSL significan Secure Sockets Layer. Fue el primer protocolo de seguridad utilizado para proteger la comunicación entre dispositivos. Su función era crear un túnel cifrado utilizando criptografía asimétrica. Así, cualquier información transmitida por dicho canal no podría ser interceptada.

Por su parte, la definición de protocolo TLS es Transport Layer Security. El mismo consiste en una versión más actualizada de SSL. El cambio en el nombre se debió a que el producto pasó a manos de una nueva compañía desarrolladora.

Finalmente, el protocolo HTTPS permite la transferencia segura de datos ente dispositivos. Este es el resultado de transmitir información mediante HTTP y encriptarla con SSL/TLS.

¿Es necesario conectarme a una VPN para navegar en sitios con HTTPS?

VPN con HTTPS

La función principal de una VPN es cifrar tu información de navegación. Para ello, redirige todo el tráfico de datos de tu dispositivo a través de sus propios servidores. Así, tu actividad en internet permanece anónima y nadie puede espiarte.

Estrictamente hablando, si un sitio web utiliza HTTPS, no es necesario utilizar la VPN. Sin embargo, sigue siendo una estrategia recomendable. Es posible que la plataforma a la que ingreses contenga enlaces que te lleven a una página con protocolo HTTP. Si proporcionas cualquier tipo de información allí, tus datos podrían ser expuestos.

Beneficios de usar una VPN con HTTPS

Un sitio web que utilice HTTPS ya está cifrado y es seguro. Sin embargo, el uso de una VPN te aportará ventajas muy importantes al navegar en internet. Algunos de estos beneficios son los siguientes:

  • A pesar de la seguridad de HTTPS, las páginas con HTTP siguen siendo más comunes en internet. Este tipo de sitios no te proporcionan protección. Por ello, es mejor utilizar una VPN que cifre los datos de extremo a extremo en todos los casos.
  • HTTPS protocolo solo funciona en el navegador que estés usando, mientras que una VPN trabaja a nivel de sistema operativo. Esto quiere decir que, además de tu buscador, protegerá todos los programas con conexión a internet.
  • Cuando accedas a páginas con HTTPS, los atacantes podrán visualizar cierta información. Por ejemplo, el sitio web que visitaste, cuánto tiempo estuviste y el ancho de banda que consumiste. Con una VPN todos esos datos permanecerán ocultos.
  • Las VPNs pueden sustituir tu dirección IP por la de un servidor ubicado en otro país. Así, podrás acceder a páginas protegidas con HTTPS que estén bloqueadas en tu localidad.

Google y HTTPS

https y google

Desde hace tiempo que Google está intentando promover prácticas más seguras en internet. Uno de los puntos en los que se ha hecho más énfasis es en la migración de http:// a https://. El objetivo es verificar que todos los sitios web sean auténticos. También se busca disminuir las páginas fraudulentas y la filtración de datos de los usuarios.

En este sentido, una página en Google segura que utilice HTTPS tendrá mayor visibilidad entre los primeros resultados. Por tanto, aquellas que cuenten con el protocolo tendrán más probabilidades de aumentar su tráfico de visitantes. Esto podría traducirse en un aumento en las ventas de una empresa de e-commerce.

Con el fin de aumentar la confianza de los usuarios, Google muestra algunas señales para verificar página web segura. Puedes comprobarlo en la barra de direcciones del navegador. La primera señal es que la URL del sitio web comienza con https://. En segundo lugar, podrás observar un candado verde que indica que la conexión está cifrada. En ocasiones, verás un recuadro que incluye información sobre el propietario del dominio.

En resumen

En español, las siglas HTTPS significan Protocolo de Transferencia de Hipertexto Seguro. Este es el encargado de permitir el intercambio de archivos entre un dispositivo y otro. Además, crea un túnel cifrado que mantendrá seguros todos los datos que compartas con un servidor. Por esa razón es importante que lo utilicen los sitios web que recopilen información de sus usuarios. Sobre todo, si esta es de carácter personal o bancaria.

En líneas generales, HTPP y HTTPS funcionan de la misma forma. Solo que este último incorpora el protocolo SSL/TLS, el cual cifra la información. Si se implementa, puede disminuir el rendimiento y dificultar el proceso de migración. Pero también mejorará tu privacidad, te protegerá contra ataques y aumentará la credibilidad de tu sitio web.

A pesar de que la versión segura es más efectiva, los sitios web basados en HTTP todavía son muy comunes. Por ello, es recomendable que complementes el protocolo HTTPS con una VPN.

Mejores VPN para aumentar tu privacidad en la web

1

expressvpn logo

Disponible para Torrent

Accede a Netflix EE.UU.

Navegación anónima

SOLO6.93€/mes
Ahorra un 49%

2

NordVPN logo

Interfaz fácil de usar

Encriptación avanzada

Sin filtración de datos

SOLO4.99€/mes
Ahorra un 68%

3

Surfshark logo

Instalación y uso simple

Rápidas velocidades

Cantidad ilimitada de dispositivos

SOLO2.21€/mes
Ahorra un 83%

4

CyberGhost logo

Garantía de 45 días

+7000 servidores

Servicio seguro y privado

SOLO2.11€/mes
Ahorra un 84%

5

purevpn logo

Tarifa económica

Tunelización dividida

Desbloqueo de streamings

SOLO1.99€/mes
Ahorra un 82%

Share

Redactor De VPNcapture.Com, Experto En Ciberseguridad

Ricardo Tamayo es un entusiasta de la ciberseguridad y un aficionado al streaming, al que le gusta estar al día con las últimas novedades tecnológicas. Se especializa en generar contenido para VPNcapture.com sobre tecnologías emergentes, seguridad y privacidad digital. Así como revisar regularmente los servicios de VPN, tanto los nuevos como los ya establecidos. Proporcionándole a nuestros usuarios una guía actualizada y completa para acceder a la web sin bloqueos geográficos.